Arte contra el estigma

Por Pinocha Girasol Gepetto, Historiadora

Compartimos con nuestros lectores una publicación de website  www.elmundo.es  sobre el  arte y salud mental bajo el título ARTE CONTRA ESTIGMA.

El proyecto ‘Arte contra Estigma‘ recoge y expone en galerías de todo el mundo imágenes elaboradas por personas con enfermedades mentales. Su intención es luchar contra la estigmatización que sufren los individuos que padecen este tipo de patologías. Ahora ha hecho un alto en España y hasta el día 21 de Octubre es posible contemplar estos cuadros de la Fundación Lundbeck en el Complejo ‘El Águila’, en la Comunidad de Madrid. Entre las 62 pinturas expuestas, se han ‘infiltrado’ 10 cuadros que pertenencen a artistas profesionales sin ninguna patología psiquiátrica. De esta manera la organización pretende resaltar que en el arte no existen diferencias. (Imagen: Nicole Jobertie)

Posted in arte, Estigma y discrimen | Tagged , | Leave a comment

Grupo de Apoyo Luz-Es Inc, Mayaguez, Puerto Rico

Posted in Grupos de Apoyo Salud Mental | Tagged , , | Leave a comment

Amapola Pinocha del Valle: Abuela Internauta

Por Pinocha Girasol Gepetto, Historiadora

El pasado sábado, Martín Pinocho Madera envió por “inbox” en Facebook el siguiente “link” a su mamá Amapola Pinocha Del Valle;   https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10151997379178751&set=a.376657543750.154997.5996048750&type=1&theater .   El “link” pertenece al periódico puertorriqueño El Nuevo Día donde se ha invitado a personas mayores de 65 años que estén usando Facebook a que cuenten sus experiencias.

Motivada por la encuesta de El Nuevo Día, mi amiga Amapola, de 67 (casi 68) años de edad, me solicitó que le hiciera una entrevista a ella sobre su experiencia con el uso de la internet para que la incluya en la tirada de hoy de su Blog Pinocha.net. …..

A continuación un resumen de la experiencia de Amapola basada en la entrevista que le hice ayer domingo:

Varios años después de la jubilación de su mamá de la Universidad de los Pinochos Reales Andantes,  Lucero Pinocha Madera registró a Amapola en Facebook; con su consentimiento, por supuesto.   Amapola quedó espantada cuando leyó por primera vez su página y encontró algunas de sus fotos publicadas.  “Pero… ¡qué atrevimiento el de mi hija, mira qué fotos más feas ha publicado! … ¿y mi privacidad? …. pero… ¿qué es esto…..?”

Pasaron varios meses sin que Amapola pudiera salir del “estado catatónico” que su ingreso a Facebook le había ocasionado.  Se sentía muy triste y solitaria porque situaciones de salud de ella y su familia  la mantenían desvinculada de un  ambiente dinámico y enriquecedor en el que había trabajado durante 30 años.  Tenía problemas de memoria y concentración y disminuidas las relaciones interpersonales y de actividades académicas y sociales a las que solía frecuentar mientras trabajaba.  Tenía un atisbo de que Facebook podría ayudarla pero esta nueva herramienta de comunicación la intimidaba.

A pesar de que en la institución educativa en la que trabajó se ofrecieron múltiples talleres para capacitar a los empleados en el uso de la computadora, Amapola fue una de los pocos que se quedaron resagados, en el caso de ella quizás contribuyó su padecimiento de depresión mayor, por lo que adelantó su jubilación “yéndose por una ventana de retiro temprano” el 31 de diciembre de 1999.

En los últimos días de clase comunicó a sus estudiantes que como “hobby”, durante su retiro, le gustaría ser artesana, agricultora y/o granjera; y a sus colegas más íntimos les expresó su deseo de escribir un libro sobre salud mental de cuyo proyecto sólo tenía el título: “Los colores de la esquizofrenia y el ritmo de la bipolaridad”. También deseaba fundar un grupo de apoyo para pacientes de salud mental.

Los proyectos de Amapola se vieron postergados por motivos familiares y de salud.  Para el año 2005 fue sometida a una cirugía cardiovascular y, durante su convalescencia en casa de su mamá Micaela, tuvo una experiencia “mágico-religiosa” en la que se visualizó como un personaje que debía curar de la amnesia a su hermana gemela de la cual ella era un clon.  Su misión era escribir la biografía de su hermana y la historia de la familia y así comenzó: “Yo soy Amapola Pinocha Del Valle Arenas Gorrión De La Montaña Del Río Manatuabón De La Ciudad Atenas De La Isla Del Coquí ……”

Desde entonces, y con la ayuda de su hija Lucero, Amapola continuó aprendiendo a usar la computadora para activarse en Facebook y para publicar un Blog, Pinocha.net., en el que decidió integrar sus proyectos de escribir la historia de su familia, su deseo de hacer alguna aportación a la salud mental y de hacer alguna actividad para su rehabilitación y/o terapia. Para el Blog contrató mis servicios como asistente escritora, editora y administradora.

Por medio de Facebook, Amapola ha podido reconectarse con ex compañeros de trabajo, de escuela, universidad, familiares, personas de su comunidad y conectarse con nuevos amigos en Puerto Rico, Estados Unidos y otros países como España, Venezuela, Ghana (en Africa), la República Checa, etc.

Motivada por la actividad artística de su hija  comenzó,  en el año 2011, a  hacer dibujos y caricaturas los cuales está publicando en Facebook.  Amapola se integró al grupo Caricatura Puertorriqueña en Facebook en cuya página publica un dibujo semanal.

Por medio de Facebook, Amapola se mantiene vinculada a medios noticiosos de Puerto Rico y otros países y pertenece a grupos de apoyo relacionados con salud mental al que pertenecen personas de diferentes países de habla hispana.

Mientras hace turnos de dos y hasta cuatro y cinco días, cuidando a su mamá, Micaela-99, Amapola se mantiene conectada con el mundo exterior por medio de su página (Timeline)  y dos páginas que ha fundado en Facebook: Amigos de Amapola Pinocha Del Valle y UPRA Memorias.  Su Blog, Pinocha.net, fundado en el año 2010 tiene al presente 120 entradas y las estadísticas al día de hoy indican que ha sido visitado por personas de 80 países, con el registro de 86,144 “views”.

Amapola y yo hacemos investigación en internet y coordinamos material de Facebook y del Blog Pinocha.net.  Amapola está muy contenta porque ha ido recuperando  destrezas académicas y mejorado significativamente su concentración y memoria.  En muchas ocasiones es ella sola quien prepara las imágenes y maneja las entradas en el Blog.  Invitamos a las personas de mayor edad, especialmente a las retiradas de su empleo, a que no se dejen intimidar por la computadora y la utilicen en su beneficio para mejorar su calidad de vida.  Amapola Pinocha Del Valle se siente orgullosa de ser “una abuela internauta”.

 Imagen de autor desconocido tomada de página de Abuelos al Rescate en Facebook

 

Posted in Uncategorized | Tagged , , , , | Leave a comment

Elena Micaela Del Valle cumple 99 años de edad

Por Pinocha Girasol Gepetto

El pasado 6 de enero de 2013, muchos miembros de la Familia Gorrión De La Montaña y Arenas del Valle Del Manatuabón visitaron de sorpresa la casa de Elena Micaela Del Valle para felicitarla por su cumpleaños número noventa y nueve (99).  A pesar de la fragilidad de su cuerpo, ella conserva su mente activa, su memoria funcional, actitud estoica, postura derecha con la ayuda de su bastón, un corazón grande lleno de AMOR y su sentido del humor.

 Micaela se llenó de vida con la visita y muestras de cariño de sus seres queridos, y aceptó la invitación de su hija Amapola Del Valle y de su biznieta Bella Isabel De La Vega y Del Valle Del Manatuabón para practicar un nuevo “look” para el año 2014.

Los hijos de Micaela reconocen, cada día del año, la aportación de ella en sus vidas y educación; y la acompañan y cuidan en su casa, haciendo turnos de veinticuatro (24) horas.  Han decidido mantenerla en su amada casa considerando que el cuido en el hogar, con amor y gratitud, aunque con sacrificios, aporta calidad de vida para Micaela.  

Desde que estoy colaborando en este Proyecto Pinocha.net de mi amiga y colega Amapola,  yo también he aprendido a  querer y admirar a Elena Micaela Del Valle como representante de la  mujer trabajadora de los campos, las montañas y valles en el siglo XX,  de la mujer luchadora, valiente y amorosa  de la Isla Del Coquí.

Posted in Familia, Historia de Puerto Rico | Tagged , , , , , , , | Leave a comment

Foto con efecto arcoiris

Por Amapola Pinocha Del Valle

Ayer visité por breve tiempo a mi hermana Dalmathia en su finca donde ella y su esposo tienen árboles, frutos menores, una cocina para servicios de “catering”  y una Terraza para alquiler.  El día estaba un poco nublado y aproveché algunos minutos de sol  para tomar fotos y videos de la vegetación, como práctica para prepararle en el futuro un portafolio de su empresa.  Debido a que comenzó a lloviznar me fui apresuradamente para regresar pronto a casa de Micaela-98.  Cuando, al llegar, bajé las fotos y vídeos a mi computadora, una de las fotos del lugar donde Dalmathia tenía un cartel de ¡Feliz Navidad!, salió con un efecto especial de arco iris que me deslumbró.  De 18 fotos tomadas, sólo una salió con rayos de colores. Mi cámara nueva ha mostrado un esquizo-síntoma que la identifica con el título de mi Blog: Los Colores de la Esquizofrenia

 

Posted in Flores de Puerto Rico | Tagged , | Leave a comment

El Año Viejo y los Tres Reyes – Niños con disfraces

Por Amapola Pinocha Del Valle

¡Cuánto extraño algunas de las tradiciones navideñas de mi barrio Monte Bello y mi pueblo, la Ciudad Atenas!  Niños y adultos acostumbraban disfrazarse de Año Viejo, Año Nuevo y de Reyes.  Los Reyes pasaban por mi calle con sus vestimentas exóticas montados en caballos grandes con sus crines relucientes y adornos de colores brillantes.  El personaje Año Viejo vestía harapos, sombrero y zapatos viejos, con careta arrugada y su espalda doblada.  Por el contrario, Año Nuevo vestía ropa, zapatos y sombrero nuevos, muchas veces con chaqueta y corbata, con careta alegre y juvenil persiguiendo a Año Viejo. Llevaban instrumentos musicales y cantaban.   Las escenas de mis recuerdos son de la década del 50 del Siglo pasado.

Cuando, después de casada, al comienzo de la década del 70, fui a residir a la Tierra Del Río Encantado, todavía se conservaba algo de las mencionadas tradiciones, las cuales duraron hasta la década del 80 y comienzos del 90.  Así lo evidencia la foto que tomé a mi hijo tocando el cuatro puertorriqueño, al centro,  acompañado de amigos disfrazados de Reyes Magos y de Año Viejo para el año 1982, cuando mi hijo tenía 13 años de edad. Observar esta foto revive sentimientos y recuerdos gratos de épocas pasadas que alegran mi Navidad.

Posted in Historia de Puerto Rico, Mis Recuerdos, Tradiciones | Tagged , , , , | Leave a comment

Feliz Navidad 2013

Por Amapola Pinocha Del Valle                                                                                                                                     Y                                                                                                                               Pinocha Girasol Gepetto (Historiadora)

Tarjeta diseñada por Amapola Del Valle usando foto de amapola e imagen de coquí pintado en tela por Briseida M. Fernández

 

Posted in Navidad | Tagged , | Leave a comment

Entrevista a Micaela Del Valle *(Proyecto rescate de cultura de clase)

Nota de la editoraPinocha Girasol Gepetto:Las páginas que siguen a continuación constituyen una transcripción exacta de un Informe escrito preparado por Martín Pinocho Madera Del Valle, hijo de Amapola Pinocha Del Valle, como uno de los requisitos del curso Historia de Puerto Rico en la Universidad de Puerto Rico en el año 2002.                                                  —————————————————————————————–

Entrevista a Micaela Del Valle* (Proyecto de cultura de clase) 

Por Martín Pinocho Madera Del Valle                                                                          noviembre 2002

INTRODUCCIÓN 

Para el Proyecto Rescate de Cultura de Clase del curso Historia de Puerto Rico decidí entrevistar a mi abuela Micaela Pinocha Del Valle, de 87 años de edad.  Cuando yo estaba en la escuela intermedia le había hecho una entrevista sobre “las ensaladas que preparaban los campesinos”  para una asignación de la clase de Economía Doméstica y me pareció muy interesante hablar con ella sobre “las cosas de antes”.  Al matricularme en la Universidad en el curso de Historia de Puerto Rico me he interesado en saber más sobre la vida de mis padres y mis abuelos.  Recuerdo que mi abuelo, Homero Pinocho Gorrión De La Montaña, siempre fue el centro de atención en las reuniones familiares porque se pasaba todo el tiempo recitando.  Mi abuelo falleció en 1994 cuando yo tenía 11 años de edad.  En la capilla del cementerio, mi mamá Amapola y mis tíos leyeron varias poesías sobre la vida y la muerte, de las que él acostumbraba recitar.

He descubierto que en la historia de mi familia encuentro  información valiosa sobre la historia de los campesinos “agregados” en las haciendas de caña de azúcar en el siglo XX  que me ayuda a entender diferentes temas de historia y literatura que estudio en la Universidad.  A la misma vez, los cursos universitarios me ayudan a comprender mejor la historia de mi familia.

Además de contar con la información de una entrevista que le hice a mi abuela Micaela el viernes 22 de noviembre de 2002, he conseguido  información dialogando con otros miembros de mi familia.  También he tenido acceso a entrevistas que mi mamá le había hecho a mi abuela y a poesías recitadas por mi abuelo, grabadas por mi mamá y por mi hermano David Pinocho Matute en 1992 y 1994.

Este proyecto para la clase de Historia con el Profesor Kenneth Lugo me ha servido para cobrar conciencia de mi responsabilidad de ayudar a mi familia a recopilar material sobre la historia familiar no sólo por un interés privado sino porque constituye material importante para reconstruir nuestra historia puertorriqueña.

Uno de  los requisitos para el informe escrito para el mencionado curso era transcribir una parte de la entrevista a mi abuela.  Seleccioné la parte donde ella habla de las casas donde vivió.  Me impactó su relato de la experiencia con el capataz que vivió en su casa y se enfermó de tuberculosis.  Esto ocurrió en 1950.  Decidí transcribir esa parte completa y noté que su relato era diferente a cuando hablaba de otros temas.  Habló mucho, ligerito, con nerviosismo, y todavía se nota en sus palabras la angustia y la desesperación vivida.  Cuando pronunció por primera vez la palabra “tuberculoso”, la dijo en voz más baja: “turculoso” y se enredó un poco hablando.  Micaela alargó mucho la explicación; mientras la escuchamos, mi mamá y yo nos conmovimos por la experiencia relatada, percibiendo la profundidad y duración de la angustia de mi abuela.  Para una madre de cuatro hijos debe ser desesperante saber que tiene a una persona con una enfermedad contagiosa viviendo en su casa.  Uno de esos hijos era mi mamá, Amapola, quien tenía cuatro años de edad y su hermanita, Canita Milagros, de seis meses de edad.

En el relato se destacan los rodeos que mis abuelos hicieron para decirle al hacendado, “Don Tin Parés Collazo“, la “mala noticia”.  Me llama la atención que fue mi abuela y no mi abuelo quien se tomó la iniciativa para que el “Compay Flor” fuera al doctor, y fue ella quien tomó la determinación de dejar la casa y mudarse para salvar a sus hijos.  Resulta interesante que mi abuelo Homero la invitara a ir a ver a Don Tin, él deseaba que fuera ella quien dijera la información sobre la terrible enfermedad al dueño de la finca; sin embargo, ella logró que fuera él quien lo informara.  Mi mamá me dice que este le recuerda las situaciones dramatizadas en las películas de la Divición de Educación a la Comunidad (DIVEDCO) con las que , bajo el gobierno de Luis Muñoz Marín, se contribuía a educar al pueblo para ayudarle a buscar soluciones  para mejorar las condiciones de vida de de los campesinos.

Con mis cursos universitarios he comenzado a entender mejor el significado de las poesías que desde pequeño he escuchado en las reuniones familiares en casa de mis abuelos maternos y en mi casa.  La función de un recitador como mi abuelo se parece a la de los juglares de la Edad Media y a las de los aedas y rapsodas en la Grecia de Homero.

Transcripción de ENTREVISTA A MICAELA DEL VALLE**:

Foto de Martín Madera Del Valle y su abuela Micaela Del Valle

Hoy es viernes 22 de noviembre de 2002, habla Martín Pinocho Madera Del Valle, estudiante de la clase de Historia de Puerto Rico 3241 a cargo del Profesor Kenneth Lugo.  Para esta entrevista he decidido hablar con mi abuela materna, la señora Micaela Pinocha Del Valle Arenas, de 87 años de edad, residente de La Ciudad Atenas.

Micaela, dime los nombres y apellidos de tus padres.

– Vicenta Del Valle Jiménez y Esteban Arenas Reyes.

¿ Y porqué te conocemos como Micaela Del Valle Arenas en vez de ser Micaela Arenas Del Valle?  ¿Qué ocurrió al inscribirte en el Registro Demográfico?***

– ¿ Que porqué me pusieron Del Valle ? Porque como mi mamá y mi papá nunca se casaron…

¿Ellos no se casaron?

– No.  No se casaron.

Tu mamá fue sola al Registro Demográfico a inscribirte, ¿verdad?

– Cuando yo vine al mundo pues fue mi mamá, aparecí registrada por mi mamá Vicenta Del Valle Jiménez, sin padre.  Apareció Vicenta Del Valle como la madre, Eugenio Del Valle el abuelo por parte de madre, Florentina Jiménez abuela por parte de madre también y el padre no consta.

¿Dónde vivías con Vicenta?  ¿Donde viviste?

– ¿Cuando vine al mundo?

Cuando pequeña

– En un barrio de Ciales hasta que cumplí seis (6) años.  Desde edad de seis (6) años, de seis (6) años pa’ca en Manatí.

¿Cómo era la casa y el barrio?

Foto # 11993 por Robert Yoder, Galería t13hleman, Flickr.com

– Le decían El Cuco, adonde yo vivía y donde yo nací le decían El Cuco.  Y entonces yo vivía en una casita cobijá de paja y techá de … cobijá de paja, cercá de paja y de yagua a la vuelta redonda, porque los abuelos míos por parte de madre eran bien pobres bien pobres.  Y la casita era cobijá de paja, cercá de paja y yagua y tabla de costa el piso.

Dime si tu mamá Vicenta trabajaba o qué hacía.

Foto de la madre de Micaela, Album Familiar de Amapola Del Valle

– Vicenta pues trabajaba en las talas de tabaco, cuando había talas de tabaco, y algunas veces cuando yo estaba pequeña, yo tenía tres años, se iba al Centro a recoger café, a recoger café en El Centro.  Se pasaba la semana recogiendo café en El Centro con la mamá de ella y de allá venía, me recuerdo como ahora que un día que vino, que yo tenía tres (3) años, y vino por la noche, me dio un beso y me dio guineos maduros.  Yo tenía tres (3) años.  Eso fue sábado y el domingo amaneció paría.  Fue en el 19.. en el 1918, de la segunda hermana mía, Encarnación Cancel.

Foto tomada de Galería t13hleman, Flicker.com

¿Tú fuiste hija única…de Esteban y Vicenta?

– Sí. Yo fuí única hija de Esteban Arenas.

Foto Album familiar de Amapola Del Valle

¿Tuviste hermanos?

– Por parte de madre y mi padrastro once  hermanos, once hermanos.

¿Y por parte de padre?

– Por parte de padre tengo unos cuantos hermanos, por parte de padre creo que siete (7).

¿Quién te cuidaba cuando Vicenta estaba trabajando en la finca de tabaco?

– Yo estuve desde que nací y hasta seis (6) años  en casa de mi abuela Florentina y después de seis (6) años pa’ca, mi mamá me llevó pa’ cuidar los nenes por una peseta.

¿Dónde vivía tu papá?

– Mi papá vivía en el barrio La Ceiba, en Florida, Puerto Rico.

¿Qué hacía?

Foto del padre de Micaela, Album Familiar de Amapola Del Valle

– ¿Mi papá?  Mi papá era huérfano de padre porque cuando vinieron los españoles y era el mayor con su mamá se quedó porque era el mayor cuidando a los hermanos, mi papá era dueño de una finiquita de palitos de café y los cosechaba y después, ¿se puede decir?  Después pa’ poder completar sacaba ron caña y lo vendía….                                                       ———————————————————————————————————

TRANSCRIPCION DE OTRO SEGMENTO DE ENTREVISTA GRABADA a Micaela Pinocha Del Valle Arenas.  Relato de las razones por las cuales se mudaron de “la casa cerca de la Hacienda” a “la casa del húcar” y luego a “la casa de la puerta de Nangó”:

Tú dijiste que se habían mudado al Húcar, ¿porqué se mudaron?**

– Nos mudamos al Húcar porque al pie de Nangó en una casita era grande la casa cobijá de paja, allí nacieron Pinocho Gorrión Soñador y Dalmathia Pinocha y entonces era de caña a lao y lao y ahí venían las ardillas y se metían al batey.  Entonces Don Mon Parés le dijo a Don Tin Parés que ordenara picar un montón de caña alrededor de la casa de nosotros.

Don Mon Parés, el más que mandaba, entonces picara un montón de caña así pa’ que quedara un espacio más grande y entonces dijo: “No, es mejor hacerle una casita allá arriba”. Entonces dijeron a Pepe Gorrión que era hermano de Homero que era carpintero que hiciera una casita.  Pero como Homero siempre tenía amistades de él, le dijeron: “Esa casita es pa’ que la vivan los nenes y y tú na’ más la vivan que no es pa’ que tú…”  Y como Homero siempre tenía la casa llena de amistades…..

-Y más tarde, ¿se volvieron a mudar?

Después de esa casa resultó que el capataz de Nangó, el capataz de Nangó, el capataz que bebía ron como caballo pelao, se enfermó y se había metío a casa a vivir en casa, la esposa lo dejó, se fue pa’ San Juan con los hijos y él cogió y desbarató la casa, vendió la madera y se metió a la casa mía a vivir en una hamaquita, y ¿qué pasa?, que siguió trabajando y siguió trabajando y se enfermó y cuando se enfermó pues estuvo la primer semana y Don Tin le mandaba un peso y eso, pues se enfermó.

A los poquitos días siguió enfermo y tosiendo y yo le dije: “Mire, usté tiene que ir”_ ya era compay mío que me le había puesto agua a un nene”_ “Usté tiene que ir al médico porque un catarro dura una semana, pero usté tiene mucho catarro usté lo que tiene que hacer es ir a un médico, ir a un médico”.

_”Ah, yo estoy bien eso no es na’”._ porque compraba medicinas de cábila _ “eso se me quita”.

La vecina mía le lavaba la ropa a él, la vecina mía.  El dormía en casa y to’ y comía de tarde, y cuando trabajaba comía allá con los peones y de tarde yo le tenía que cocinar de lo que Homero conseguía de la compra  que Homero me llevaba y se me metió en casa y no sabe usté que siguió y yo dije: “Usté tiene que ir pal médico”.  Y yo pensé con ese hombre enfermo aquí, ya Cantita Milagros estaba chiquita, yo no podía poner a Canita en el piso porque como él estaba en esa esquinita enfermo tenía que tenerla en el coy, y del coy al hombro yo y una cuñá mía con ella al hombro. Y entonces yo dije: “Me tengo que ir”.

José Gabino, mi hermano tenía una casita en Hoyos Malos, la mujer lo había dejao yo dije pues arregla aquella casita, límpiale el pasto, en Hoyos Malos, con mis nenes, porque este hombre yo no voy a seguir aquí con él enfermo.  Imagínate la casita que era pequeña tenía un cuarto solamente, la salita y la cocina y entonces pues yo dije: “Tiene que ir al médico” y me le armé, pa que fuera.

_”¡Ah, yo no tengo na’!”

_” Tiene que ir al médico, cuando uno tiene catarro y van unos cuantos días tiene que ir a un médico”  Entonces yo se lo dije a Homero: _”Homero, a este hombre hay que llevarlo al médico.”  Entonces Homero dejó a Millo Díaz. un amigo de él, trabajando en el pesebre. Y Don Tin le dio un “truck” pa’ que Jaime Freytes, el que guiaba el “truck”, lo llevara en el truck al médico, lo llevó al dotor Marchand, un dotor que le llamaban Marchand, privado, entonces Don Tin lo mandó al dotor porque Homero se lo dijo y cuando lo llevaron al médico ya yo tenía recogío to’ pa’ irme pa’ casa de José Gabino o pa’ casa del pai mío, a mí no me importaba.

Canita tenía nueve meses.  Y ya yo estaba que no, bueno que no hallaba qué hacer había sío una cadena.

Cuando Homero vino con él, me dijo: _”No mandes a nadie a llevarme el almuerzo, vete tú misma que tengo que hablar algo contigo.”

Y lo dejamos en casa.  En una esquinita allí.  Ya Don Miguel, el pai de Homero se había muerto.  Ya Don Miguel se había muerto y arreglaíto en una esquina allí, allí en una esquinita.  Y la casita era pequeñita.  Entonces pues que yo le había dicho ya que usté vendió la casa pues haga un cuartito ahí en ese lao y usté vive en ese cuartito y abra una puerta.

_”¡Ah, yo no voy a hacer na’.” _ decía él.

Era armao y eso era cuando trabajaba en Nangó todavía cuando se enfermó así Don Tin lo mandó y cuando vino con Homero de allá pa’ cá me dijo: _ “No me mande el almuerzo con nadie, vete que tengo que hablar contigo.”

Yo dije: _”¡Qué hablar conmigo!  Yo me tengo que ir, me voy a ir pa’ casa del pai mío o pa’ Hoyos Malos”,  como José Gabino estaba dejao de la mujer y la mujer vivía con la mai…

_”No me mandes el almuerzo con nadie, vete, vete y llévamelo.”  Entonces yo me fui y cuando le di el almuerzo, Homero como es así me dijo: _”Dile a Don Tin me dijo que tenía compay Flor que el médico dice que estaba “turculoso” y entonces…”

¿Tuberculoso?

– Sí.  Y entonces cuando llegó Don Tin así: _”¿Qué? _ Don Tin le dijo_ “Y qué, ¿cómo está?”

Homero dijo: _”Díselo tú, díselo tú.”

Yo le dije: “Yo no fui quien lo llevó al médico, como tú lo llevaste ahora tú le tienes que decir qué es lo que tiene.”

Y entonces Homero no hallaba cómo decirle.  _”Díselo tú, díselo tú”.

_”Homero, yo no lo voy a decir porque tú fuiste quien lo llevó al médico.  ¿Cómo lo voy a decir yo? Fuiste tú.”

Y entonces Homero así, Homero fue poquito a poco: “Don Tin, Don Tin…”  Entonces le dijo lo que compay Flor estaba tuberculoso.

Y Don Tin se puso hincho hincho, hincho.  Ya estaba montao en el caballo pa’ irse a almorzar y me dijo: “¿Qué usté va a hacer?”

_”Qué yo voy a hacer?  Que yo me voy pa’ casa de mi papá.  Ya tengo la ropita recogía y mis hijos.”

_”¿Y Homero?_ dijo Don Tin.

_”Homero que se quede, que se quede.  A mí no me importa  Homero, a mí me importan mis hijos, yo me voy pa’ casa de mi papá.”

Y Don Tin dijo: _”No, mira_ Había una casita que la habían desocupado_ “Homero, vete y busca a Jaime  con el “truck”, trae la mudanza pa’ esa casita que está ahí vacía…”

Foto #10558 por Johnand Leona Brandeberry, Galería t13hleman, Flickr.com Esta casa se parece a la fachada este de la casa a la que se mudaron Micaela y su familia en 1950.

Fue Jaime Freytes y cogió los trapitos de ropa y la cama  y me ayudó a mí a montar en el “truck” y me trajo, pero todavía compay Flor no sabía que el médico dijo que compay Flor estaba tuberculoso, el mismo día que nos mudamos a la casita y él se quedó en la casa.  Todos los días yo mandaba a Andrés, hermano de Homero, con almuerzo o yo misma.  La vecina le lavaba la ropa.  Yo no quería saber de él, yo to’ pasé las de Caín y entonces él se murió, nueve meses tenía Canita Milagros.

Imagen basada en Pintura de L. G. Cajiga, así era la casa (mirando el Valle del Río Manatuabón, al Norte) a la que se mudó Micaela con su familia en 1950.

¿Era común la tuberculosis?

– Sí, era común.  Yo no sé cómo él cogió esa enfermedad.

¿Murieron muchas personas de tuberculosis en tu barrio?

– Allí moría gente por falta de comida y de medicinas y de tuberculosis ca’ rato se moría uno.

¿Cómo reaccionó Don Tin?

– No quería saber de nadie.  El día que Compay Flor se murió Don Tin mandó un peón a que echara gasolina y quemaron la casa el mismo día que salió el entierro.  La casa… la quemaron.

*****************************************************************************       VÉASE:

*Cuento CASA NUEVA por Dra. Marantha Del Valle (1949-2002), cuento publicado póstumamente en este Blog.  La entrevista a Micaela fue hecha en noviembre de 2002, el cuento fue escrito con anterioridad a la entrevista.

**Las casas de Micaela Pinocha Arenas Del Valle

***La casa de la infancia de la infancia de Amapola Pinocha Del Valle

****Historia de Micaela y Homero

*****Familia Gorrión De La Montaña Arenas Del Valle

Posted in Familia, Historia de Puerto Rico, vida campesina | Tagged , , , , , , , | 1 Comment

Sueño de Amapola: Biblioteca Familiar

Por Pinocha Girasol Gepetto, Historiadora

Imagen de libros tomada de :LOS LIBROS: FRASES CÉLEBRES por S.A.G.F. 

A los trece (13) años de su jubilación como Profesora de Pinochidades de la Universidad de Pinochos Reales Andantes (UPRA), Amapola Pinocha Del Valle se encontraba en su oficina-biblioteca, a la 1:30 AM, organizando libros de su propiedad y libros de su hermana difunta , en los anaqueles de madera tratada construidos por Aquileo Pinocho Madera.

Mirando tantos libros que se apretaban amigablemente en los estantes,  Amapola se preguntó:  ¿Cuál será el destino de nuestros amados libros cuando yo no esté en el Planeta Tierra?

Amapola había tenido un día muy agotador y estaba muy cansada.  Se recostó en su sillón de descanso casi sin darse cuenta, y se quedó dormida profundamente.  A las cuatro horas exactas, despertó sobresaltada y buscó apresuradamente la libreta en la que acostumbra escribir las pesadillas que experimenta con frecuencia.  Pero en esta ocasión no le puso el título “Pesadilla …” a su escrito.  Por el contrario escribió el siguiente título: “BIBLIOTECA FAMILIAR”

Temprano en la mañana, recién salido el sol, mi amiga Amapola me despertó mediante una llamada telefónica para expresarme su deseo de que fuera a visitarla hoy.  Me pidió que escribiera este relato y reseñara su sueño.

Amapola soñó que estaba reunida con su abogado, Licenciado Pedro Trinistrán Pinocho Del Monte Bello y estaba dictando su testamento.  Su lista de bienes a dejar en herencia comenzaba por la colección de libros que ella y su esposo Aquileo habían formado a lo largo de 45 años.  A estos libros se sumaba la colección de su hermana Canita Milagros Pinocha (Dra. Marantha), la cual quedó bajo su cuidado cuando ésta falleció.  Amapola dispuso que cuando ocurra su deceso, sus hijos soliciten al Municipio de la Ciudad Atenas que disponga, en la Biblioteca Municipal o contigua a ella en la Calle McKinley, un lugar para ubicar la mencionada colección de libros.  Este acto constituirá un homenaje a sus padres Homero y Micaela, conocidos por los  seudónimos “Germán” y “Elena”, obreros campesinos,  quienes condujeron exitosamente a ella y sus hermanos  al “estudio de las letras”.

Véase también :

Historia de Micaela y Homero: http://pinocha.net/?p=94,

Familia Gorrión de la Montaña Arenas del Valle:  http://pinocha.net/?p=182 

Educación escolar y universitaria de los hijos de Micaela y Homero, obreros agregados en finca de caña: http://pinocha.net/?p=1883  

Posted in Familia, Historia de Puerto Rico, Mis Recuerdos | Tagged , , , , | Leave a comment

¿Cómo se siente Amapola desde los 65 años?

Por Pinocha Girasol Gepetto (Historiadora)

Amapola Pinocha Del Valle recibió hoy en su E-Mail este mensaje  enviado por su querido hermano Pinocho Gorrión Soñador.  Lo imprimió y me dijo:  En esta “foto” y en este escrito* me reconocí  conduciendo el Mustang Beauticontrol de mi benjamín Martín Pinocho Bailarín El escrito expresa cómo pienso y cómo me siento gracias a las terapias en la Clínica Inteligente Para Pinochos Andantes (CIPPA) de mi Doctor Pinocho Descartes y a las terapias con mi Psicóloga Tita Pinocha Alegría.

Caricatura de autor desconocido publicada en Facebook
Reflexión de autor desconocido publicado en Facebook
 A continuación traducción por Amapola Pinocha Del Valle  de la reflexión anterior:
Posted in Reflexión al envejecer, Terapias | Tagged , , , | Leave a comment