Significado de la novela Yuyo en la Historia de Puerto Rico con Ilustraciones por el artista gráfico José Meléndez Contreras

Por Pinocha Girasol Gepetto, Historiadora

La novela Yuyo fue compuesta por Miguel Meléndez Muñoz  en el año 1909, publicada por primera vez en 1913 y luego en 1953 como la primera obra de la serie Biblioteca Del Pueblo.  Esta  publicación  formó parte del Programa de Alfabetización de Adultos promovido por el primer gobernador electo por los puertorriqueños, Luis Muñoz Marín.

Al graduarse de escuela superior, el hermano de Amapola Pinocha Del Valle, Pinocho Gorrión Soñador, fue reclutado como Maestro de Adultos y, luego de asistir a un taller especial de entrenamiento trabajó, en el año 1956, como maestro itinerante de la Ciudad Atenas. Tenía a su cargo dos grupos diarios en comunidades aisladas que se reunían en horario vespertino y nocturno, cada grupo se reunía una vez a la semana y algunas de las clases se daban a la luz de un quinqué o un farol.

Amapola Pinocha Del Valle, su padre, su hermano y sus hermanas leyeron la novela Yuyo, provista por el educador de la comunidad, Don Lorenzo Santiago (Don Chago) cuando vivieron como agregados en la Finca de cultivo de caña de azúcar, Valle Verde (Nangó).  Como lo recomendaba el Programa de Educación a la Comunidad, el libro se prestaba a todas las personas  que se interesaran en leerlo y, en su barrio,  Amapola Pinocha y su familia se encargaron de circularlo entre los vecinos.  Amapola conserva como un tesoro el libro original que su familia recibió publicado en 1953.  El libro Yuyo contiene el trasfondo socioecconómico en que vivieron  Micaela, Homero y sus familias en las primeras décadas del siglo xx.

La novela Yuyo fue ilustrada por el pintor y artista gráfico José Meléndez Contreras (1921-1998).

“José Meléndez Contreras fue un destacado  pintor y artista gráfico, nacido en Naguabo, Puerto Rico.  Estudió pintura  en la Universidad de Puerto Rico y fue becado por el Gobierno para estudiar en una Academia de Arte de Cincinnatti, Estados Unidos de América.  A su regreso a Puerto Rico en 1952, ingresó al taller de gráfica de la División de Educación a la Comunidad como diseñador de libros y carteles.  Formó parte del destacado grupo de artistas puertorriqueños de la década del cincuenta, quienes desarrollaron la técnica del grabado y el cartel a su máxima expresión.  Junto a Rafael Tufiño creó uno de los primeros portafolios gráficos basados en la literatura puertorriqueña.”  (Tomado de coleccionreyes-veray.com)

—————————————————————————————————

Transcripción del “Prólogo”* (páginas 9-12) de la novela Yuyo, México, Editorial Orión,  edición 1953:

PROYECTO PARA LA CREACION DE UNA BIBLIOTECA DEL PUEBLO DE PUERTO RICO (páginas 9-10)

Sabido es que, en general nuestro pueblo lee poco.  La falta de libros en los hogares es notoria, y ha sido señalada por todos los que estudian la vida y las actividades de nuestras familias.  

Los ensayos de alfabetización han demostrado que no basta enseñar a la gente a leer, sino que es imperativo proveerle de libros para que ejerciten y cultiven esa destreza en beneficio de su formación individual y ciudadana.

Una de las razones por las cuales nuestro pueblo lee poco consiste en la dificultad de encontrar libros baratos al alcance de la mano, sobre variados temas de interés local como universal.  El propósito de este proyecto es precisamente ese: proveer libros extremadamente baratos en cantidad suficiente para despertar el interés de la poblacieon general en la lectura.

No cabe duda que en los últimos diez o doce años, Puerto Rico ha progreasado notablemente en varios aspectos de su vida: han contribuido a ello la democratización de la riqueza agraria, la industrialización del país y el fomento de una mayor participación de todos en la vida ciudadana.  Atender estos aspectos inmediatos y urgentes de nuestro pueblo era y sigue siendo obligación primordial de los dirigentes del país.  Sin embargo, estas conquistas y su ampliación dependen, en último análisis, del desarrollo de la sensibilidad social y espiritual y del ejercicio y la inteligencia de nuestro pueblo.  La escuela puertorriqueña de hoy día es esencialmente una escuela para grandes masas.  Pero la penuria de recursos materiales no permite ni la intensificación, ni la ampliación de la escuela tradicional indefinidamente, para mantenerse paralela a nuestro intenso desarrollo  de la población.  De ahí que haya sido, más que necesario, ineludible, recurrir a la imaginación creadora para canalizar el esfuerzo docente por otras vías que la de la escuela formal.  Así se concibió y se ha desarrollado el Programa de Educación en la Comunidad, la labor de los Centros Comunales de la Autoridad de Tierras, las Bibliotecas Rodantes, la Radioemisora al Servicio Público, los nuevos planes de Morovis, Corozal y otros, la Editorial del Departamento de Instrucción y otras gestiones de ese tipo.

Este proyecto para la preparación, adaptación, impresión y compra de libros  en considerables cantidades para ponerlos al alcance de nuestro pueblo, no es sino una natural prolongación de la inventiva y el esfuerzo en ese orden.

Si logramos hacer que nuestro pueblo se interese en leer, y si se les proporcionan libros interesantes relativos a sus problemas, a su vida, a sus relaciones, así como también obras universales, estremos, no sólo afirmando las bases de las actuales conquistas, sino –lo que es más importante– asegurando elprogreso y el mejoramiento de su vida espiritual y material.

NOTA CRITICA BIBLIOGRAFICA (páginas 11-12):

Miguel Meléndez Muñoz nació, en Cayey, el 22 de julio de 1883.  A los veinte años escribía artículos para varios periódicos y revistas que se publicaban en Puerto Rico a principios del presente siglo**: El Heraldo Español, El Carnaval, La Democracia, La República Española, y Puerto Rico Ilustrado, del cual fue colaborador desde 1910, año de fundación de esta revista, hasta 1925.

La producción literaria de Meléndez Muñoz incluye ensayos, cuentos, novelas y comedias, además de una gran variedad de artículos, crónicas y reseñas que han aparecido en prensa local y en el extranjero.  Yuyo es su única novela de costumbres puertorriqueñas.  Esta novela fue escrita en 1909*** y publicada en 1913.  Se desarrolla en los campos de Cayey y se mencionan en ella distintos barrios y sitios de este municipio: Carite, Galindo, Cuyón, Toíta, Las Cruces y Beatriz.

El argumento de la novela es sencillo.  Ño Anselmo, un jíbaro viudo, vive en compañía de sus hijas: Crispina, Sergia, Eulogia y Obdulia (Yuyo), la regalona.  Las dos primeras viven al amparo de su padre, ya abandonadas de sus concubinos.  El padre y las hermanas velan por la pureza de Yuyo y tratan de evitarle las amarguras que han sufrido Crispina y Sergia, víctimas de las “pocas verguenzas” de los hombres.  

La familia vive del cultivo de la tierra y de la crianza de animales.  Las muchachas ayudan al padre en los trabajos de la finca donde viven agregados y, además, atienden a los quehaceres del hogar.

Han venido de Carite, a vivir a la misma finca donde vive la familia de Yuyo, cuatro hermanos solteros muy trabajadores, los Crespo.  Agapito, el menor, ha visto a Yuyo lavando e ir por agua al río y se ha enamorado de ella.  La muchacha, al principio, no presta mucha atención a sus requiebros, pero luego los acepta y, tras un noviasgo clandestino y breve, se fuga con el joven.

Ño Anselmo lleva el caso del rapto de la muchacha ante los tribunales, después de tratar infructuosamente con el hermano mayor de Agapito para que éste honrase a la muchacha casándose con ella. 

 Agapito quiere a Yuyo, pero se muestra reacio al casamiento.  Los esfuerzos de Ño Anselmo resultan inútiles cuando la muchacha, aconsejada por Agapito y su abogado, dice al juez que ella se fue de la casa paterna por su propia voluntad y vive en casa de unas amigas, exonerando a Agapito de la acusación de rapto que le hace Ño Anselmo.

Vista la actitud de completa despreocupación de Yuyo por los sufrimientos de su padre, éste la maldice.  Ella se va tranquilamente a vivir con Agapito.  Ño Anselmo muere a consecuencia del dolor que le ocasiona la conducta de su hija.

Con esta sencilla trama, Don Miguel Meléndez Muñoz nos ha dado una novela interesante, bien construida, que refleja ajustadamente las costumbres y el modo de ser y hablar del campesino del centro de la Isla, en la primera década del siglo veinte.  Sus personajes son jíbaros auténticos de los que vivían hace alrededor de medio siglo. Los problemas socioeconómicos que presenta son típicos de ese jíbaro, pero muchos de esos problemas tienen resonancia en el campesino de hoy.  La lengua arcaica en que se expresa revela su cultura y su ambiente social: tradicionalista en sus costumbres y en su modo de ver la vida, alejado de los centros urbanos y del contacto social y sostenido a base de una economía agrícola en que la única ocupación era el cultivo de frutos menores.

Meléndez Muñoz conoce al jíbaro que describe.  Lo ha observado de cerca; ha convivido con él.  Y supo trasladarlo a la novela con sus problemas, dolores, sentimientos y esperanzas: por eso Yuyo es una expresión de jibarismo auténtico. 

…………………………………………………………………………………………………………………..

*En la novela Yuyo, edición 1953, no se identifica al autor del  “prólogo” que transcribimos aquí.

**Siglo xx

***Homero Pinocho Gorrión De La Montaña nació en 1907. Micaela Pinocha Del Valle nació en 1915.

Esta entrada fue publicada en Familia, Historia de Puerto Rico, vida campesina y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Significado de la novela Yuyo en la Historia de Puerto Rico con Ilustraciones por el artista gráfico José Meléndez Contreras

  1. ajalmenas dijo:

    Muy interesante y me gustaron las ilustraciones. Quien es la persona que fue maestro a principios del siglo XX.

  2. pinocha dijo:

    ¡Hola, Almenas¡ El maestro de adultos que menciono en el relato es mi hermano Pinocho Gorrión Vagabundo. Si compones mi “árbol genealógico” al leer la historia de la familia descubrirás el origen de los personajes. SALUDOS.

  3. Sonia dijo:

    yo no lei esa novela pero la vi por el canal 3 en la que actuaba Alba Nydia Diaz y la verdad me encantaba y que mucho lloré cuando murio el papa de Yuyo cuando ella se fue con Agapito pero a mi me encantaba

    • pinocha dijo:

      Estimada Sonia: Me alegro que conozcas la novela Yuyo. Es una novela corta que retrata una época de nuestra historia. Yo la leí cuando era una niña y la volví a leer hace pocos días. Mi familia y yo vivimos la época y el ambiente en que se desarrolla la trama. Puedes localizarla en alguna biblioteca o librería y leerla. Sé que vas a disfrutar su lectura. Saludos cordiales.

  4. Amnerys Alvarado dijo:

    Saludos me gustaria saber como puedo conseguir la novela de Yuyo televisada, grabada

    • Maria dijo:

      Hola. Necesito conseguir la version television de esta novela. Si alguien tiene conocimiento les agradecere me dejen saber.

      • pinocha dijo:

        ¡Saludos, María! La novela Yuyo televisada sólo la he visto por el Canal 6 de Puerto Rico. Puedes comunicarte con el Canal para solicitar colaboración de ellos para los estudiantes.

    • pinocha dijo:

      !Hola Amnerys! La novela Yuyo televisada, grabada, sólo la he visto por el Canal 6 de Puerto Rico. Te recomiendo te comuniques con el Canal vía telefónica.

  5. angelys dijo:

    Me encanto mas la novela que la obra por que no hacia exactamente lo que decia lo novela.Pero aparte de eso me encanto!!!!!!!!!!!!

  6. Quality articles is the key to be a focus for the people
    to go to see the web site, that’s what this web site is providing.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>