Décimas a Monte Bello

Por Pinocha Girasol Gepetto, Historiadora y editora

Esta semana recibí por correo electrónico, varias décimas que la hermana de Amapola dedicó a su lugar de nacimiento, Monte Bello, hermoso barrio del municipio de Manatí, Puerto Rico. Amapola me las envió para que las publique en su Blog. Con gran satisfacción comparto con nuestros lectores las décimas escritas por la Doctora Milagros Agosto Otero (PHD), conocida por sus familiares como Canita Milagros Pinocha y Doctora Marantha (1949-2002).

Décimas a Monte Bello:

Cuando mi mente divaga 

entre mil penas sin par

cuando el alma desmayar

entre dolores amaga.

Surge como verdolaga

en medio del gran desierto

hermoso horizonte abierto

bañado por claridades

donde la luz a raudales

enmarca un camino cierto.

Por ese camino voy

entre el llano y la montaña

a recuperar la entraña

de lo que fui y lo que soy.

Pues si ahora lejos estoy 

aún conservo como un sello

el paisaje que es  destello

de una segura armonía

que imprimió en el alma mía

mis montes de Monte Bello.

Frente a mis ojos el valle

se extiende como una manta

nunca ni belleza tanta

expuesta en cada detalle.

El río como una calle

serpentea entre las cañas

y a los lados las montañas

son guardianes vigilantes

que se yerguen cual gigantes 

capaces de mil hazañas.

Si la lluvia se adivina

sobre mi valle es primor

verla descorrerse por

la tierra como cortina

o telón que se avecina

con movimientos sutiles

hasta llegar con gentiles

pasos a la casa mía

donde lluvia es alegría

que aleja las penas viles.

En ese paisaje vivo

cuando la ilusión se muere

y cuando el dolor me hiere

como escorpión vengativo

entre mis montes recibo

el aliento de la vida

que lleva  el alma transida

y a la calma lo devuelve

con dulce color lo envuelve

y toda pena se olvida.

Pero también si el amor

me alivia con su fragancia

vuelvo al monte de mi infancia

a compartir su loor.

Siente el alma gran dulzor

al tener ese resuello

de respirar el destello

de amor en tierra querida

es aún más dulce la vida

en  montes de Monte Bello.

This entry was posted in Uncategorized and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.