Amapola Pinocha Del Valle y la Naturaleza, recuerdos de la infancia

Por Pinocha Girasol Gepetto, Historiadora

Antes de investigar y publicar el artículo sobre “Mogotes y sumideros” que me asignó Amapola Pinocha Del Valle, decidí preguntarle sobre sus experiencias con la Naturaleza durante su vida en el campo. Al entrevistarla descubrí que Amapola ama profundamente la Naturaleza: flora, fauna, tierra, aire y agua. Le solicité que me escribiera algo de los recuerdos de su relación con la Naturaleza y me entregó una lista que decidí transcribirla sin editarla (respetando su uso peculiar de las letras mayúsculas):

Foto por AmapolaDelValle

**Crucé el río Manatuabón en el área cercana a lo que hoy es el “Puente Nuevo de Montebello” montada en una canoa o bote de madera para llevar, junto a mi mamá Micaela, almuerzo a mi padre obrero y a otros trabajadores que se encontraban en el sector de la finca conocido como “La Freytes”.

**Me bañé varias veces en el Río Manatuabón cuando pernocté en casa de Cristina Pinocha y Pinocho Guincho , la casa era un bohío de madera y techo de paja cerca del camino que conducía a “La Rita”, camino paralelo al Río.

Foto por AmapolaDelValle, 2011 – Las estrellas rojas indican los dos lugares de la Finca Nangó (Valle Verde) donde vivió Amapola Pinocha hasta 1962.

**Ayudaba a mi madre a cargar agua del Manantial que formaba un pozo en la falda de unos Arboles cerca del camino que comenzaba en “La puerta de Nangó” y conducía al Barrio Hoyos Malos.

Foto por AmaplaDelValle

**Me gustaba visitar el Barrio Hoyos Malos y pernoctar en la casa de la familia de Julio Pinocho Marrero, ubicada en el tope de una Montaña desde donde se podía observar  el poblado de la Ciudad Atenas.

También me gustaba visitar la familia de Flor Pinocho Vélez y desde el camino que bordeaba un monte cercano observar el puente viejo de Montebello.

Foto por AmapolaDelValle

**Un día, mi familia y yo despedimos el Año Viejo en el tope de las Montañas de Hoyos Malos, en casa de José Pinocho Arvelo, y regresamos  de madrugada bajando por un camino empinado entre Arboles y Rocas, alumbrándonos con una grilla: botella de licor (“caneca” ) llena de gas kerosene con una mecha de tela.

**A menudo me bañaba bajo la Lluvia y me gustaba sentir la corriente del Agua en mis piés. En una ocasión, cuando regresaba a pie de la escuela y no había llevado sombrilla, me dejé mojar protegiendo las libretas y libros sobre mi pecho, pero me gané una paliza con una varita “picante” por parte de Micaela por no haberme refugiado de la Lluvia en alguna de las casas a la orilla de la carretera (había una distancia de cuatro kilómetros entre mi casa y la escuela).

**Cuando era pequeña, era muy delgadita y me gustaba usar como sombrilla las hojas grandes de Yautía y del árbor de Yagrumo.

**Recuerdo los días de Lluvia con Truenos, Relámpagos y Rayos que me producían mucho temor y admiración.

**El recuerdo  de la Tormenta Santa Clara de 1956 está muy vivo en mi memoria porque la pasé con mi hermana menor en una casa lejana  y mis padres y otros hermanos se refugiaron en una barraca o tormentera al lado de la casa nuestra.

Foto Río Manatuabón crecido, visto desde antigua carretera PR 149, cerca del Puente Nuevo de Montebello

**Presencié desde 1950 hasta 1962 el desbordamiento frecuente  del Río Manatuabón y la inundación del Valle. En muchas ocasiones, para tomar un auto de transportación pública para  llegar a la Escuela Superior en la Ciudad Atenas tenía que pasar el Río caminando por tablones que sustituían al puente cuando era destruído por la corriente.

Foto del Puente Viejo de Montebello, por Dra.

**Me gustaba observar a Luna y las Estrellas, recitando poesías con mis hermanas acostadas sobre la Grama al frente del balcón.

**Me gustaba escuchar el cantar del Coquí y los sonidos nocturnos en la oscuridad de la Noche

**Ayudaba a mi papá a:

      • sacar Batatas de la tierra
      • recoger las bellotas  de Gandúles y desgranarlos
      • recoger las Mazorcas de Maíz y asarlas en el fogón  y/o estufa de gas kerosene
      • acondicionar la Tierra para cultivar frutos menores usando azada,  picota y machete con “garabato”.

**Preparaba floreros con Flores que recogía a la orilla del camino hacia el Manantial: Manzanilla, Margaritas Silvestres, Espigas de Malojillo, Guajanas de Caña, etc.; y árboles de navidad hechos con plantas de Tintillo.

**Me gustaba: jugar con el Moriviví, ver las Nubes y las salidas y puestas del Sol, el sonido del Viento al mover los Arboles cuando caminábamos por el Monte, el olor y sabor de las frutas: Corazón, Mamey, Guanábana, Guayabas, Caña de azúcar, etc., el olor y blancura de los Jasmines, el Picaflor y las Reinitas y el color de la Amapola.

**A mí no me  gusta vivir encerrada o en un lugar más bajo que los terrenos circundantes. Me gustan los topes de las montañas para sentirme más cerca de las nubes, las estrellas y la luna y mirar los amplios paisajes desde lo alto, me gusta la “visión olímpica”. Cuando era pequeña, yo creía que Puerto Rico era sólo el terreno circundante y que si subía al tope de las montañas que veía desde mi casa, la parte posterior de la montaña tendría un corte vertical  y abajo, muy abajo, estaría el Mar.

This entry was posted in vida campesina and tagged , , , . Bookmark the permalink.

1 Response to Amapola Pinocha Del Valle y la Naturaleza, recuerdos de la infancia

  1. awildanievesreyes says:

    Q muchos recuerdos traen a mi memoria segun voy leyendo; tienes una galeria de fotos muy interesantes, continuare leyendo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.