Poemas de Irma Antonia Maldonado Villalobos

Por Amapola Pinocha Del Valle

Hoy han llegado a mis manos dos libros de poemas: Ciénagas y rosales y Verso jíbaro, de Irma Antonia Maldonado Villalobos.  Su autora fue una de mis queridas compañeras de escuela en los niveles elemental e intermedio.  En estos días en que estoy recordando y releyendo poemas, la llegada de estos libros ha sido un banquete para mi espíritu.  La pintura de una casa campesina*  hecha por la autora del poemario,  y reproducida en la portada de Verso jíbaro, añade una imagen a mi colección de imágenes de las casas campesinas en que vivieron los miembros de mi familia y nuestros amigos campesinos de aquellos tiempos.

Visité esta casa con Sasy, la hermana de Irma, en la década de 1950, un día escolar en que tuvimos varias horas libres.  Regresé a la escuela, montada en ancas, con Sasy, en el caballo de su padre, Don Miguel.  Esa ha sido la única ocasión en que he montado a caballo y es una experiencia que nunca he olvidado.  Tampoco he olvidado los lazos de  amistad que he tenido con los hermanos Maldonado Villalobos y la admiración por sus padres.  Doña Luisa, la madre de Irma, es una dama centenaria de semblante amoroso que se mantiene fuerte como un roble, como lo expresa Irma  en el retrato que pintó de ella y el poema que le dedicó al cumplir 103 años de edad.

Poema
Doña Luisa **

Por los ojos se le asoma
la ternura y la bondad.
Aun a su avanzada edad
es dulce como la poma.
La comprensión es su idioma
y el amor es su constante.
Así es ahora y fue antes,
desde que una niña era.
Donde plantó su bandera
la cocina fue abundante.
Es una mujer hermosa
y su singular belleza
no es comparable con esa
que el tiempo daña o destroza.
Por servir siempre afanosa
cuando el prójimo sufría
y la penuria cundía,
ella removía la espina
con el alma cristalina
si en el intento se hería.

Son sus manos dos palomas
cansaditas de volar,
ya trémulas al rezar,
mas su fe no se desploma.
Al día que nace le toma
lo que le trae con su afán.
Recuerdos vienen y van
a revivir con agrado
hechos y sueños alados
que en su gran memoria están.

Su vida entera es un ruego
siguiendo una ruta alta.
Nunca cometió la falta
de agregarle leña al fuego
cuando se encontraba en juego
la disidencia, el error.
No la invadió el resquemor.
No la estrujó el desengaño.
Ya cumplió ciento tres anos
y sigue entregando amor.

Poema
He vuelto hoy a la vetusta casa***  

He vuelto hoy a la vetusta casa
y sigue allí la altiva enredadera
en un abrazo verde con las ruinas.
Al subir tiene voces la escalera,
hondo crugir de espera enternecida,
en el balcón aguardan las quimeras.

La tarde es policroma y olorosa.
Un pedazo azul sonríe y tiembla
sobre los montes que golpea la brisa
en revuelo de pajaros y abejas,
alas y ondulaciones apacibles
y el recinto se llena de presencias.

Se engalana el silencio de palabras
luminosas, silvestres y serenas,
viajeras del pasado que aun persisten,
voces recien despiertas que se elevan,
mariposas livinas que se abrazan
con el viento que en las abras juega.

Las gotitas de sol burlan la nube
para besar el barro de la cuesta.
Ruedan en mis vertientes las canciones
que cantaron los árboles, las piedras,
en la vereda que nació a los pasos,
raiz de luz que hiere y me penetra.

El sueño vegetal bebe la lluvia
cuando la noche asalta el duermevela
y las líquidas sombras se aventuran
entre los lirios que en el campo quedan
agradecidos con sonrisas blancas
por la mujer que los unió a la tierra.

¡Oh, casa del amor!, preñada de años,
te dejo aquí la arrepentida ofrenda
de la anuente ausencia silenciosa
que amarró la añoranza y la tristeza.
Sube el dolor caido de los ojos
hasta la pertinaz enredadera.

—————————————————————————————–

* Pintura de Irma Antonia Maldonado, Portada de Verso jíbaro, Manatí, Puerto Rico (Ediciones Rosamada, 2011).

** Verso jíbaro, págs. 43-44.

*** Irma Antonia Maldonado Villalobos, Ciénagas y rosales, Manatí, Puerto Rico (Ediciones Rosamada, 2010), págs. 20-21. Dibujo por la autora

This entry was posted in arte, Familia, literatura de Puerto Rico, Poesías, vida campesina and tagged , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Poemas de Irma Antonia Maldonado Villalobos

  1. Cayetano Brau says:

    Muy interesante, refrescante y ilustrado es esta colaboración ciber. Adelante

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.